Esther Koplowitz confia en George Soros para mantener su control sobre FCC

image

George Soros, el hombre que en 1992 hizo tambalear a la libra esterlina y ganó 1.000 milones de dolares en horas

Si la empresaria no logra refinanciar 1.000 millones de euros antes de agosto los bancos podrían ser los nuevos propietarios. Soros ya salió al rescate en diciembre de 2013 al pagar un vencimiento de 47 millones de euros. Algunas fuentes sañalan que Soros ya controla un 7% de la constructora

El inversor británico de origen húngaro George Soros ha contratado los servicios del despacho Cuatrecasas para analizar la compra de la deuda de BBVA y Bankia con Esther Koplowitz, la accionista de control de FCC. La empresaria, que controla la constructora a través de una sociedad (B-1998) y  que tiene el 50,1% de las acciones del grupo, debe 1.000 millones de euros y tiene que refinanciar ese pasivo antes de agosto, ya que, de lo contrario, los bancos podrían quedarse con FCC al ejecutar las garantías. Antes de dar ese paso, los bancos buscan una salida menos dañina para sus intereses (convertirse en los nuevos dueños de FCC) y menos dramática para Esther Koplowitz y su familia, alma mater de FCC. Según las fuentes consultadas, BBVA lidera las conversaciones destinadas a traspasar total o parcialmente la deuda a un nuevo o nuevos inversores.
El tiempo se agota y Soros figura como uno de los grandes inversores con fondos suficientes para abordar una operación de estas características. El inversor ya salió al rescate de Esther Koplowitz en diciembre al comprarle un 3,8% de la empresa para pagar un vencimiento de 47 millones de euros. Soros aún no ha aflorado su participación real en los registros de la CNMV, ya que, según las fuentes consultadas, está diluida en distintos instrumentos que, en algún momento, han podido sumar hasta un 7% de la empresa. “Es un inversor relevante”, apuntan, en cualquier caso. De llegar a un acuerdo con los bancos, Soros se convertiría en el máximo acreedor de FCC, con el propósito de capitalizar la deuda para, en una segunda fase, convertirse en el nuevo accionista de referencia de FCC.
En todo caso, se trataría de una solución muy dura para Esther Koplowitz, que siempre ha puesto como línea roja en las negociaciones de su deuda mantener más de la mitad de FCC. Según las fuentes consultadas, en las actuales condiciones va a ser muy complicado que la empresaria mantenga ese rol industrial predominante. FCC celebra el lunes junta de accionistas y ése será uno de los asuntos que, probablemente, se comente en la asamblea.