Esther Koplowitz confia en George Soros para mantener su control sobre FCC

image

George Soros, el hombre que en 1992 hizo tambalear a la libra esterlina y ganó 1.000 milones de dolares en horas

Si la empresaria no logra refinanciar 1.000 millones de euros antes de agosto los bancos podrían ser los nuevos propietarios. Soros ya salió al rescate en diciembre de 2013 al pagar un vencimiento de 47 millones de euros. Algunas fuentes sañalan que Soros ya controla un 7% de la constructora

El inversor británico de origen húngaro George Soros ha contratado los servicios del despacho Cuatrecasas para analizar la compra de la deuda de BBVA y Bankia con Esther Koplowitz, la accionista de control de FCC. La empresaria, que controla la constructora a través de una sociedad (B-1998) y  que tiene el 50,1% de las acciones del grupo, debe 1.000 millones de euros y tiene que refinanciar ese pasivo antes de agosto, ya que, de lo contrario, los bancos podrían quedarse con FCC al ejecutar las garantías. Antes de dar ese paso, los bancos buscan una salida menos dañina para sus intereses (convertirse en los nuevos dueños de FCC) y menos dramática para Esther Koplowitz y su familia, alma mater de FCC. Según las fuentes consultadas, BBVA lidera las conversaciones destinadas a traspasar total o parcialmente la deuda a un nuevo o nuevos inversores.
El tiempo se agota y Soros figura como uno de los grandes inversores con fondos suficientes para abordar una operación de estas características. El inversor ya salió al rescate de Esther Koplowitz en diciembre al comprarle un 3,8% de la empresa para pagar un vencimiento de 47 millones de euros. Soros aún no ha aflorado su participación real en los registros de la CNMV, ya que, según las fuentes consultadas, está diluida en distintos instrumentos que, en algún momento, han podido sumar hasta un 7% de la empresa. “Es un inversor relevante”, apuntan, en cualquier caso. De llegar a un acuerdo con los bancos, Soros se convertiría en el máximo acreedor de FCC, con el propósito de capitalizar la deuda para, en una segunda fase, convertirse en el nuevo accionista de referencia de FCC.
En todo caso, se trataría de una solución muy dura para Esther Koplowitz, que siempre ha puesto como línea roja en las negociaciones de su deuda mantener más de la mitad de FCC. Según las fuentes consultadas, en las actuales condiciones va a ser muy complicado que la empresaria mantenga ese rol industrial predominante. FCC celebra el lunes junta de accionistas y ése será uno de los asuntos que, probablemente, se comente en la asamblea.

Anuncios

Bankia, ante unas semanas decisivas

Rodrigo Rato, en Julio de 2011, durante la salida a Bolsa de Bankia

La entidad, presidida por Rodrigo Rato, debería provisionarse con hasta 6.000 millones, según la reforma financiera que parece que presentará el Gobierno. Una fusión con La Caixa, posible solución aunque también podría absorber entidades menores mediante ayuda pública.

El Ministro de Economía, Luis de Guindos, descartó en su momento que las entidades aglutinasen sus peores activos inmobiliarios en lo que algunos ya denominaban como bancos malos y una de las entidades más afectadas por esta medida fue Bankia/BFA, antigua Caja Madrid. El motivo es que la entidad arrastra el lastre inmobiliario de Bancaja lo que ha hecho aumentar los créditos dudosos para promoción y también el saldo de inmuebles adjudicados y una cartera inmobiliaria, especialmente en suelo, poco saneada.

Tal vez este sea un obstáculo demasiado grande para el grupo presidido por Rodrigo Rato, aunque la propia entidad señala que tiene suficiente músculo y no necesita de terceros. Junto a este dos más. El primero cumplir un primer requisito de la Autoridad Bancaria Europea por el que debe demostrar que necesita fondos propios por valor de 1.329 millones, asimilable con el canje de participaciones preferentes por capital y con su capitalización de 6.211 millones. El segundo refinanciar vencimientos por 25.000 millones de euros hasta 2013.

La Caixa o entidades menores

A este escenario, que puede ser extrapolable a otras muchas entidades españolas, hay que añadir un último agravante: la reforma financiera que prevé presentar el Gobierno a mediados de febrero y por el que la banca tendrá que hacer frente a provisiones adicionales por valor de 50.000 millones de euros. Y Bankia acumula financiación para suelo por valor de unos 6.000 millones de euros que deberá provisionar con un cantidad similar por lo que si el grupo tiene problemas para alcanzar esa cifra, que podría ser un poco menor no tendrá mas solución que solicitar fondos públicos o fusionarse con un tercero, si tal como ha señalado el Gobierno esto no puede hacerse a costa de los contribuyentes.

Es aquí donde aparecen las parejas de baile de Bankia. No parece que Santander ni BBVA quieran asumir más riesgos y que La Caixa, Caixa Bank, podría ser la entidad elegida. La entidad presidida por Isidre Fainé dobla en valor en Bolsa a Bankia y esta posible compra está vista con buenos ojos por el Banco de España. Sin embargo habrá otras trabas importantes en este hipotético escenario como el apoyo público, lo opinión de las autonomías, ubicación de la sede, etc. Un segundo escenario es que sea la propia Bankia la que absorba otras entidades más pequeñas, lo que facilitaría la entrada de capital público como parte del saneamiento. Fondos públicos que todavía no se sabe de donde llegarían si de la UE o del FMI.

 

¿Podrán los bancos españoles afrontar sin riesgo la recapitalización ordenada por la EBA?

Las cinco entidades financieras "sistémicas" españolas: Santander, BBVA, Bankia,, Popular y CaixaBank prevén llegar al 9% de recapitalizacion mediante crecimiento orgánico y sin ayuda pública.

El concepto de recapitalización, impuesto por la Autoridad Bancaria Europea (EBA), supone que las entidades deberán contabilizar la deuda soberana a su valor de mercado y no a vencimiento, y también tendrán que elevar su capital de máxima calidad al 9%. Una primera acotación señalada por los propios bancos es que los 26.161 millones pueden reducirse a  13.628 si computan las obligaciones convertibles y otros ajustes.

Santander  lo cumplirá “holgadamente”, según señala Emilio Botín.

Santander, quiere alcanzar el 10% de coreTier 1, ante del 30 de junio de 2012. La EBA  ha situado  su coreTier en el 8,12% por lo que necesita casi 15.000 millones de euros para alcanzar el 9%. Sin embargo la entidad que preside Emilio Botín, puede descontar cerca de 8.000 millones que tiene en convertibles. Tras otros ajustes, Santander cree que la cifra final será de 5.200 millones. Para conseguirla Santander prevé generar orgánicamente 2.300 millones. 1.700 millones llegarán tras una “aplicación de sus modelos internos de optimización capital en todo el grupo” y otros 2.300 tras reducir sus activos de riesgo. Con ello la prueba de  la EBA estará superada, ya que será el, 9,22% pero Botín quiere llegar al 10%  y para ello venderá  activos por valor de 1.500 millones.

El BBVA debe deshacerse de su cartera de deuda pública

La EBA considera que la entidad presidida por Francisco González necesita 7.087 millones de euros para llegar al 9% de coretier1 (y eso que la entidad se presentaba  al dictamen como una de las más fortalecidas con una nota de 9,5 en los test de julio) BBVAconsidera  que su crecimiento orgánico desde junio reduce dicha exigencia 6.300 millones de euros e incluso señala que  su ponderación de activos de riesgo es más estricta que lo que exige la normativa vigente, con lo que el capital necesario queda en 5.400 millones. Si fuese necesario la entidad señala que vendería activos y deshacerse de su deuda  pública.

Popular mantiene el ritmo de fusión con Pastor.

Banco Popular necesita 2.362 millones para llegar al 9%. De esta cantidad, 597 millones corresponden a la depreciación de su cartera de deuda soberana.  Ángel Ron señala que “los nuevos requerimientos no varían los planes anunciados tras la OPA a Pastor.” Según la entidad 508 millones llegarán del “Dividendo Popular” aunque el grueso saldría de los 1.191 millones de euros en obligaciones  necesariamente convertibles en acciones que Popular ha comercializado en los últimos años. Si no tenían previsto transformar estas emisiones en acciones antes de 2013, la premura de la situación hará que “con toda seguridad” el banco las ejecutará  antes de otoño de 2012. Los 663 millones restantes llegarán del crecimiento orgánico  y de la reducción de activos ponderados por riesgo.

Bankia, 1140 millones en 9 meses

La entidad presidida por Rodrigo Rato señala que 650 millones,  de los 1140 exigidos, obedecen a la rebaja a precio de mercado de su cartera soberana.  Para llegar a ese 9% y mejorar el ratio de solvencia, Bankia hará hincapié en la reducción de sus activos ponderado de riesgo (que ya habría reducido de 205.000 a 190.000 en el primer semestre de 2012) Su “propio músculo” de negocio para conseguir beneficios y las provisiones genéricas  funcionarán para el resto.

CaixaBank, la mejor parada

Isidro Fainé  debe estar  tranquilo, al menos en lo que al tema de la recapitalización se refiere. No deberá vender ninguna de sus participaciones industriales ni de Repsol ni de Telefónica y es que la  entidad tiene, a día de hoy, un 8,9% de CoreTier  1 y recursos de sobra para hacer frente al sobreesfuerzo. Su  déficit de capital es de 602 millones. Además tiene 1.500 millones de euros en convertibles; 1.835 millones  en provisiones genéricas y plusvalías latentes en su cartera de participaciones disponibles a la venta por 1.580 millones. Todos los recursos saldrán del crecimiento orgánico de CaixaBank

Recapitalización: Bruselas deja a España como el segundo país cuyos bancos más dinero necesitan tras Grecia

La Autoridad Bancaria Euroepa, EBA, no da como buena la provisión genérica de los bancos españoles para llegar al 9% de recapitalización demandado antes de julio de 2012

Antes de julio de 2012, y por mandato de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Popular deberán elevar su ratio de capital  de máxima calidad  al 9% lo que supone 26.161 millones de euros.

Con esta recapitalización, la EBA y la UE buscan reforzar la solvencia del sector financiero y reducir cierta incertidumbre sobre el riesgo de la deuda soberana. De este modo contribuirán a relajar las tensiones en el mercado de financiación mayorista. Sin embargo las cinco entidades españolas consideran que la recapitalización daña su imagen, les penaliza frente a otros sistemas bancarios en la medición de riesgo soberano y no tiene en cuenta ciertas particularidades propias como puedes ser la provisión genérica. Se trata de una solución asumible frente al “disparate” que suponía la hipótesis de aplicar una quita del 20% a la deuda española y las bolsas y la prima de riesgo lo agradecieron.

Que España sea el segundo país con más de necesidad de dinero teniendo en cuenta que las entidades francesas y alemanas tienen más exposición a la deuda griega, es cuando menos “chocante” tal como señaló el Consejero Delegado de Santander, Alfredo Sáenz. Una situación que puede volverse en contra de su principal objetivo como señaló en un comunicado la Asociación Española de Banca (AEB), para la que dicha medida puede “afectar negativamente a la percepción que tienen los mercados y despertar nuevas incertidumbres sobre la solvencia de las entidades españolas.”

Las propias entidades y el Banco de España fueron las primeras en declarar que la recapitalización  que exigía Bruselas no era necesaria, pero una vez aceptado el órdago todas han comenzado a trabajar y si bien, a día de hoy,  todos han descartado realizar ampliaciones o pedir ayudas de carácter público habrá que seguir cómo lo consiguen.

El Banco de España emitió un comunicado el jueves por la tarde instando a la banca a presentar una hoja de ruta para cumplir los nuevos objetivos fijados, por tanto 28 días después de cerrar el proceso de capitalización doméstico el sector debe responder ahora a los nuevos requerimiento s que le hace Europa, eso sí sin que la EBA reconozca la provisión genérica, la hucha de fondos que los bancos españoles acumulan en las épocas de bonanza y que suman 26.000 millones, casi el monto total del capital solicitado. La bolsa subió inmediatamente después de conocer el acuerdo y la prima de riesgo de España disminuyó su valor