¿Será 2015 el año de la Bol­sa….pese al petróleo?

Los ti­pos ca­si a ce­ro em­pu­jan ha­cia la ren­ta va­ria­ble, en un en­torno vo­lá­til mar­ca­do por la caí­da del cru­do, los ban­cos cen­tra­les y las ci­tas elec­to­ra­les El BCE sal­drá a es­ce­na el 22 de enero

La rec­ta fi­nal de 2014 ha des­ba­ra­ta­do to­das las pre­vi­sio­nes que ha­bían avan­za­do los ana­lis­tas al ini­cio del ejer­ci­cio. La reali­dad re­sul­ta im­pre­vi­si­ble y a co­mien­zos del pa­sa­do año na­da ha­cía pre­sa­giar un de­rrum­be del pre­cio del pe­tró­leo tan con­tun­den­te co­mo el re­gis­tra­do en los dos úl­ti­mos me­ses de 2014. El nue­vo año arran­ca aho­ra ba­jo el nue­vo es­ce­na­rio que im­po­ne un cru­do en mí­ni­mos de ha­ce cin­co años, que sin du­da ac­tua­rá co­mo un cla­ro es­tí­mu­lo pa­ra el cre­ci­mien­to –al me­nos en los paí­ses im­por­ta­do­res de es­ta ma­te­ria pri­ma– pe­ro que es re­fle­jo tam­bién de una me­nor de­man­da en una eco­no­mía glo­bal que no ter­mi­na de arran­car. Las con­se­cuen­cias de un pre­cio del pe­tró­leo que aho­ra ron­da los 60 dó­la­res el ba­rril, ca­si el 50% me­nos del pre­cio al que co­ti­za­ba ha­ce seis me­ses, se­rán la gran va­ria­ble que mar­ca­rá el pre­sen­te ejer­ci­cio, en el que los fac­to­res geo­po­lí­ti­cos pro­me­ten te­ner ma­yor pe­so que en 2014.

Las pre­vi­sio­nes de mer­ca­do pa­ra 2015 to­man por tan­to co­mo pun­to de par­ti­da un en­torno eco­nó­mi­co de pe­tró­leo ba­ra­to, ali­vio pa­ra paí­ses co­mo Es­pa­ña pe­ro azo­te pa­ra pro­duc­to­res co­mo Ve­ne­zue­la o Ru­sia, que ven en ja­que sus eco­no­mías. De he­cho, el des­plo­me del cru­do y la caí­da en pi­ca­do del ru­blo em­pu­jan al gi­gan­te ru­so ha­cia la re­ce­sión. El al­can­ce de la cri­sis ru­sa y su con­ta­gio a otros paí­ses emer­gen­tes son una de las gran­des in­cóg­ni­tas con las que arran­ca 2015. “El es­pec­ta­cu­lar co­lap­so de los pre­cios del pe­tró­leo fue una sor­pre­sa por su ve­lo­ci­dad y mag­ni­tud. Y si es­te he­cho va a ser be­ne­fi­cio­so o, por el con­tra­rio, un las­tre pa­ra el cre­ci­mien­to mun­dial va a ser la gran sor­pre­sa de 2015. El me­jor ac­ti­vo del año se­rá la ren­ta va­ria­ble, sim­ple y lla­na­men­te”, se­ña­la Burk­hard Varn­holt, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Ju­lius Baer.

Si en al­go coin­ci­den los ex­per­tos en sus pre­vi­sio­nes pa­ra 2015 es en que va a ser un año vo­lá­til. La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca se ha asen­ta­do ya en Es­ta­dos Uni­dos, que se pre­pa­ra es­te año pa­ra la pri­me­ra subida de ti­pos des­de 2008, pe­ro in­ten­ta aún con­so­li­dar­se en la zo­na eu­ro, don­de to­das las mi­ra­das es­tán pues­tas en el BCE. El aba­ra­ta­mien­to del pre­cio del pe­tró­leo ele­va la ame­na­za de de­fla­ción, aun­que tam­bién con­ten­ga el ele­men­to po­si­ti­vo de re­ba­jar la fac­tu­ra ener­gé­ti­ca de Go­bier­nos y em­pre­sas y, con ello, de im­pul­sar el cre­ci­mien­to. La apues­ta uná­ni­me, ali­men­ta­da por el pro­pio BCE, es que la ins­ti­tu­ción que pre­si­de Ma­rio Drag­hi ac­tua­rá con nue­vos es­tí­mu­los con los que ale­jar de­fi­ni­ti­va­men­te el ries­go de de­fla­ción y con­tri­buir al des­pe­gue del cré­di­to, que in­clui­rán pre­vi­si­ble­men­te la com­pra de deu­da cor­po­ra­ti­va y so­be­ra­na.

Los planes del BCE
Pe­ro el ho­ri­zon­te tam­po­co es diá­fano pa­ra los pla­nes del BCE, que siem­pre in­sis­te en que sus me­di­das de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de­ben ir acom­pa­ña­das por los es­fuer­zos en re­for­mas es­truc­tu­ra­les de los GoEl BCE abor­da­rá su pri­me­ra reunión del año, el pró­xi­mo 22 de enero, en ple­na cuen­ta atrás pa­ra las elec­cio­nes grie­gas, que se ce­le­bra­rán el día 25. La po­lí­ti­ca grie­ga ha agi­ta­do los mer­ca­dos bur­sá­ti­les en el úl­ti­mo mes, aun­que no así la deu­da so­be­ra­na, lo que se­rá sin du­da un ele­men­to me­nos de pre­sión pa­ra Ma­rio Drag­hi. En to­do ca­so, la ex­pec­ta­ti­va de que el BCE anun­cia­rá ya nue­vos es­tí­mu­los en su pri­me­ra reunión del año es ele­va­da y to­dos los ojos es­tán pues­tos en la ac­ti­va­ción de un quan­ti­ta­ti­ve ea­sing, al es­ti­lo de la Fed, que ac­ti­ve la com­pra ma­si­va de deu­da so­be­ra­na y cor­po­ra­ti­va en el mer­ca­do. Los in­ver­so­res dan por he­cha una de­ci­sión en es­te sen­ti­do, lo que ex­pli­ca los re­no­va­dos mí­ni­mos his­tó­ri­cos que mar­ca la ren­ta­bi­li­dad del con­jun­to de la deu­da pú­bli­ca de los paí­ses de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea. bier­nos de la zo­na eu­ro. El año que co­mien­za va a ser año elec­to­ral, con una pri­me­ra ci­ta en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les grie­gas del pró­xi­mo 25 de enero.

Co­mi­cios en Es­pa­ña y Reino Uni­do
Gre­cia ha vuel­to a de­mos­trar su ca­pa­ci­dad pa­ra des­es­ta­bi­li­zar los mer­ca­dos, an­te la po­si­bi­li­dad de que Sy­ri­za –par­ti­do con­tra­rio a las re­ce­tas de la troi­ka y par­ti­da­rio de re­es­truc­tu­rar la deu­da grie­ga– re­sul­te ga­na­dor de los co­mi­cios, pa­ra los que par­te co­mo gran fa­vo­ri­to. Un es­ce­na­rio de en­fren­ta­mien­to del nue­vo Eje­cu­ti­vo grie­go con Bru­se­las, el FMI y el BCE des­agra­da­ría a los in­ver­so­res, aun­que su ex­po­si­ción a la eco­no­mía grie­ga sea ya muy re­du­ci­da des­pués de la qui­ta a la que el país de­bió so­me­ter su deu­da. “La si­tua­ción de la eu­ro­zo­na ac­tual­men­te dis­ta mu­cho de la de ha­ce dos años, por lo que el im­pac­to de la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Gre­cia, que cree­mos que lo ten­drá, se­rá mu­cho más li­mi­ta­do”, apun­tan en Link Se­cu­ri­ties. Prue­ba de ello es que la deu­da so­be­ra­na del res­to de la zo­na eu­ro ape­nas se ha in­mu­ta­do en las úl­ti­mas se­ma­nas.
Ma­yor al­can­ce so­bre los mer­ca­dos po­drían te­ner las elec­cio­nes bri­tá­ni­cas y es­pa­ño­las. En Reino Uni­do, ga­na pe­so el par­ti­do UKIP, fa­vo­ra­ble a la sa­li­da del país de la Unión Eu­ro­pea. Y en Es­pa­ña, se abre pa­so Po­de­mos, par­ti­da­rio de la re­ne­go­cia­ción de la deu­da y vis­to con in­quie­tud por los in­ver­so­res.
A fal­ta de bo­la de cris­tal, los in­ver­so­res so­lo pue­den ca­li­brar el al­can­ce de las ci­tas que ya co­no­cen. Y en un en­torno de ti­pos ca­si a ce­ro y de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca –más evi­den­te en EE UU que en la zo­na eu­ro– la gran apues­ta de los ana­lis­tas es la Bol­sa, con po­si­cio­nes muy se­lec­ti­vas en ren­ta fi­ja.