Bankia, ante unas semanas decisivas

Rodrigo Rato, en Julio de 2011, durante la salida a Bolsa de Bankia

La entidad, presidida por Rodrigo Rato, debería provisionarse con hasta 6.000 millones, según la reforma financiera que parece que presentará el Gobierno. Una fusión con La Caixa, posible solución aunque también podría absorber entidades menores mediante ayuda pública.

El Ministro de Economía, Luis de Guindos, descartó en su momento que las entidades aglutinasen sus peores activos inmobiliarios en lo que algunos ya denominaban como bancos malos y una de las entidades más afectadas por esta medida fue Bankia/BFA, antigua Caja Madrid. El motivo es que la entidad arrastra el lastre inmobiliario de Bancaja lo que ha hecho aumentar los créditos dudosos para promoción y también el saldo de inmuebles adjudicados y una cartera inmobiliaria, especialmente en suelo, poco saneada.

Tal vez este sea un obstáculo demasiado grande para el grupo presidido por Rodrigo Rato, aunque la propia entidad señala que tiene suficiente músculo y no necesita de terceros. Junto a este dos más. El primero cumplir un primer requisito de la Autoridad Bancaria Europea por el que debe demostrar que necesita fondos propios por valor de 1.329 millones, asimilable con el canje de participaciones preferentes por capital y con su capitalización de 6.211 millones. El segundo refinanciar vencimientos por 25.000 millones de euros hasta 2013.

La Caixa o entidades menores

A este escenario, que puede ser extrapolable a otras muchas entidades españolas, hay que añadir un último agravante: la reforma financiera que prevé presentar el Gobierno a mediados de febrero y por el que la banca tendrá que hacer frente a provisiones adicionales por valor de 50.000 millones de euros. Y Bankia acumula financiación para suelo por valor de unos 6.000 millones de euros que deberá provisionar con un cantidad similar por lo que si el grupo tiene problemas para alcanzar esa cifra, que podría ser un poco menor no tendrá mas solución que solicitar fondos públicos o fusionarse con un tercero, si tal como ha señalado el Gobierno esto no puede hacerse a costa de los contribuyentes.

Es aquí donde aparecen las parejas de baile de Bankia. No parece que Santander ni BBVA quieran asumir más riesgos y que La Caixa, Caixa Bank, podría ser la entidad elegida. La entidad presidida por Isidre Fainé dobla en valor en Bolsa a Bankia y esta posible compra está vista con buenos ojos por el Banco de España. Sin embargo habrá otras trabas importantes en este hipotético escenario como el apoyo público, lo opinión de las autonomías, ubicación de la sede, etc. Un segundo escenario es que sea la propia Bankia la que absorba otras entidades más pequeñas, lo que facilitaría la entrada de capital público como parte del saneamiento. Fondos públicos que todavía no se sabe de donde llegarían si de la UE o del FMI.