Aznar 1996, Rajoy 2011; mismos retos aunque escenarios diferentes

Mariano Rajoy, acompañado de su esposa y otras cargos del PP, celebra la victoria electoral la noche del 20 de noviembre

¿Con qué situación económica se encuentra Mariano Rajoy? En realidad con unas cifras de paro, deuda y déficit no muy diferentes a las que se encontró José María Aznar en 1996, aunque en dicha fecha la economía española crecía, era más soberana, la moneda de curso legal era la peseta y no se encontraba a a las puertas de una recesión como en la actualidad.

El desempleo ha sido el caballo de batalla del partido popular durante las elecciones. Paro, paro y más paro que Rajoy ha prometido reducir. En 1996 la tasa de desempleo era del 22,8% de la población activa, en la actualidad es del 21,2%. El PP ha dicho que propondrá una nueva reforma laboral que puede pasar las demandas de la CEOE que aspiran a un contrato único, dar una mayor importancia a los acuerdos de empresas que a los sectoriales,  e incrementar la flexibilidad –tanto en contratación como despido- en uno de los “sistemas laborales más rígidos de Europa” según ha señalado el propio líder popular.

En 1996 la economía crecía, ya en 1994 y en 1995 el PIB fue del 2,4% y el 2,7% y a partir del 1997, España registró un crecimiento constante hasta 2009. Una bonanza ligada a la construcción, eso sí. En la actualidad no está claro cuál va a ser el crecimiento de España ni tampoco hacia que modelo productivo debe ir nuesrtra economía. Lo que sí parece claro que será un éxito si supera el 1%. Para el Gobierno ya ha reconocido que no se alcanzará el  1,3% previsto y algunos analistas consideran que este se quedará entre el 0,4% y el 0,8%. Un 2012 con unas perspectivas complicadas, acrecentadas por el mal momento de la zona euro, incluida Alemania y Fancia, presagian que España puede entrar en recesión…

El déficit fiscal que se encontró Aznar fue el 7,2% del PIB, la entrada en el euro y cumplir con los requisitos de Maastricht exigían que que los Estados miembros tuvieran un déficit fiscal por debajo del 3% del PIB y una deudainferior al 60%. España cerró 2010 con un déficit fiscal del 9,3%, causa directa de la obligación de colocar su deuda en los mercados a un alto tipo de interés. Bruselas exige volver al 3% en 2013, Rajoy ha dicho que lo hará y el sector público tendrá que recortar 20.000 millones de euros de gasto.

Por último la deuda. En una época en que la presión de los mercados sobre los bonos era inferior y nos movíamos en pesetas, España entre 1996 y 2007 hizo descender su deuda de 67,4% del PIB en 1997 a 36,2 del PIB en 2007. Hoy el porcentaje de deuda pública sobre el PIB  es del 66%. Una cifra mejor que Alemania y Francia. El problema es que esta cada vez va a más y si en 2010 cerró con una deuda de 641.802 millones en el segundo semestre de 2011 esta ya era de 703.000 millones. Un incremento del 10%.