Fainé cumple con el manual de comunicación para los accionistas

El Máximo responsable de La Caixa y CaixaBank, Isidre Fainé

A falta de sólo 10 días para que Caixabank debute en la bolsa, el presidente de La Caixa, Isidro Fainé ha concedido dos entrevistas. Una a la Biblia de la informació económica el Financial Times y otra a el también importante diario frances Les Echos.

En la actual situación económica cualquier accionista agradece poner cara y saber más sobre los ejecutivos que gestionarán sus inversiones. Una rueda de  entrevistas o incluso una imagen (como ocurrió con Amancio Ortega, máximo responsable de Inditex, semanas antes de que la multinacional gallega saliese a bolsa puede valer) Eso es lo que acaba de hacer Isidre Fainé, presidente de La Caixa, a sólo 10 días de que la nueva CaixaBank debute en Bolsa.

De Fainé ya teníamos muchas fotos no en vano es el máximo responsable de la patronal española de cajas y ha tenido unos meses de profunda actividad. Lo que no era tan conocido era su opinión en determinados temas y cumpliendo una regla de oro de las relaciones públicas corporativas ha dado a conocer su mensaje a los miles de inversores que van a continuar creyendo e invirtiendo en su entidad. Además de foto, discurso.

La ideas lanzadas son diversas. La primera tiene que ver con la credibilidad: “creo en el negocio bancario y creo que lo hacemos muy bien”; aunque el máximo responsable de La Caixa se muestra “horrorizado” por la codicia de Wall Street.  En cuanto a la capitalización de la s Cajas, Fainé señala “si más cajas de ahorro tienen que recurril al FROB, al no poder obtener capital riesgo no será el fin del mundo.”

Declaración de Intenciones

Cumpliendo el protocolo de darse a conocer Fainé señala que “la tesis que defendí en Harvard, en 1986, se basaba en que los beneficios del sector financiero  procederían más de los servicios que de la asunción de riesgos” toque de atención presentando su modelo de banca minorista y no de banca de inversión, alejándose de Lehman Bros y otros ejemplos

El banquero que estará al frente de 5.200 sucursales y 8.000 cajeros señala que “España está haciendo los deberes, aunque la recuperación será lenta” ; que la reorganizaciond el grupo les permitirá “mantener la obra social” y por último que “cree en el capitalismo social.”